Papel de china en la guerra civil sudanesa

Las raíces de la revolución en Sudán

Sudán del Sur se sumió en la violencia en diciembre de 2013, después de que una disputa política entre el presidente Salva Kiir y su antiguo adjunto Riek Machar provocara la división del ejército, dejando que los soldados lucharan junto a las líneas étnicas.

“China insta a todos a llegar a la paz sin sancionar a nadie. China no toma partido en la guerra civil de Sudán del Sur y el papel de las fuerzas de paz chinas en Sudán del Sur ha sido positivo”, dijo Morgan.

También señaló la postura de China de que los problemas de África deben ser resueltos por los africanos. “El papel de China en las conversaciones de paz de Sudán del Sur es asegurarse de que la paz y la estabilidad vuelvan al país y satisfagan a todas las partes sursudanesas”.

Sudán del Sur se sumió en la violencia en diciembre de 2013, después de que una disputa política entre el presidente Salva Kiir y su antiguo adjunto Riek Machar provocara la división del ejército, dejando que los soldados lucharan junto a las líneas étnicas.

“China insta a todos a llegar a la paz sin sancionar a nadie. China no toma partido en la guerra civil de Sudán del Sur y el papel de las fuerzas de paz chinas en Sudán del Sur ha sido positivo”, dijo Morgan.

Cronología del conflicto en Sudán del Sur

Este artículo explica la respuesta de China al conflicto de Sudán y Sudán del Sur a través de su cautelosa implicación para proteger sus intereses prácticos en esta región. Pekín ha realizado grandes esfuerzos para mejorar la resolución del conflicto en Darfur y Sudán del Sur y ha intentado adoptar un nuevo paradigma de compromiso constructivo y mediación creativa. Su respuesta al conflicto en Sudán y Sudán del Sur está impulsada por el dilema de proteger los intereses nacionales y conformar su identidad de gran potencia, junto con la adhesión al principio de no injerencia. Este artículo también analiza los intereses nacionales de China en la región y su relevancia para la respuesta china al conflicto y las herramientas de participación. Propone un nuevo concepto de “mediación creativa” para explicar la participación de China en los asuntos de seguridad multilateral y su compromiso en la resolución de conflictos. Además, el artículo explora cómo esa mediación creativa es compatible con el principio chino de no injerencia.

Perspectivas sobre los próximos pasos en la transición de Sudán

Sudán del Sur ha celebrado este mes su décimo aniversario como país independiente. Lamentablemente, tras una década de guerra civil y gobierno dividido que ha dejado al menos 400.000 muertos y ha desplazado a un tercio de la población, no hay mucho que celebrar.

Desde el principio, China ha desempeñado un papel importante en Sudán del Sur, desde la creación del país hasta el papel de mediador principal en el proceso de paz, pasando por ser la única gran potencia con tropas de combate sobre el terreno bajo el mando de la ONU.

Hablar de África: Acuerdo de paz en Sudán

Las relaciones China-Sudán son las relaciones bilaterales entre la República Popular China y la República de Sudán. China es actualmente uno de los mayores socios comerciales de Sudán, que importa petróleo y exporta al país artículos manufacturados de bajo coste, así como armamento. Ambos Estados mantienen una relación muy sólida y productiva en los ámbitos de la diplomacia, el comercio económico y la estrategia política. Establecieron formalmente sus relaciones diplomáticas el 4 de enero de 1959, cuando Sudán reconoció formalmente la soberanía de la República Popular China, y desde entonces se han convertido en estrechos aliados globales, apoyándose mutuamente en tiempos de crisis internas y controversias internacionales, como durante la segunda guerra civil sudanesa, la crisis de Darfur y el conflicto de Xinjiang. China sigue prestando un apoyo masivo a Sudán mediante el desarrollo de sus recursos petrolíferos y el suministro de millones de dólares en préstamos, ayuda, inversiones extranjeras directas y asistencia humanitaria. A cambio, Sudán se ha convertido en un aliado político y económico fiable en la escena internacional, lo que permite a China mantener una participación significativa en su sector petrolero.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad